jueves, 13 de agosto de 2009

Bilingüismo habitual

Hay barbarismos con los que no puede uno dejar de tropezar hoy sí y mañana también. A veces porque no existe el equivalente castellano, a veces porque el barbarismo (por lo general anglicismo) resulta más corto de escribir o de pronunciar o bien resulta fuertemente descriptivo de lo que pretende definir, a veces por costumbre, repetición o desconocimiento del propio idioma y a veces porque parece más sofisticado, más elitista (en definitiva, más cool) emplear el palabrejo inglés que el nativo.
Sea lo que fuere, más vale conocer, aún por encima, los significados de algunos de estos términos. Vamos allá:

Cliffhanger: (al borde del acantilado)
Es un recurso narrativo que coloca al lector o espectador con la boca abierta justo, justo, al final de un capítulo en una teleserie, cómic o folletín novelero. No te puedes perder el siguiente capítulo porque necesitas ver el desenlace de éste que te ha dejado con las miel en los labios.


MacGuffin ( McGuffin o Maguffin):
El MacGuffin no es más que un pretexto narrativo, una excusa para que los protagonistas anden de la Ceca a la Meca buscando o investigando pero que realmente da igual lo que sea porque lo que nos interesa es ese proceso de búsqueda y no lo que pueda ser que busquen. Mencionan en la Wikipedia el caso arquetípico de Rosebud, la última palabra que articula Charles Foster Kane antes de morir y la excusa perfecta para revivir la biografía del imponente magnate.

Mainstream:
Podría traducirse como la corriente principal, ortodoxia, en una corriente de pensamiento, gustos o preferencias aceptados (y consumidos) por la mayoría en cualquier faceta de la sociedad. Podemos hablar del mainstream de los cómics de superhéroes, de la música pop, del cine... en fin, ortodoxia y, rebuscando una palabra un tanto olvidada, comercialización en una mismo término.

Fake:
Literalmente, Falso, en el sentido de falsificación más o menos elaborada.
Internet está llena de ellos. También puede aplicarse a error, identificación equivocada o similar, pero resulta más frecuente (o llamativo) la primera acepción.

Sidekick:
Es el acompañante inseparable del protagonista principal. Compañero de aventuras y contrapunto, como Sancho con Don Quijote, Watson con Sherlok, y/o aprendiz a la sombra del maestro, como Robin con Batman. Un personaje ciertamente muy socorrido.