lunes, 28 de enero de 2008

El Eternauta: algunas impresiones

Sobre el Eternauta y sus autores hay buenos artículos en la Wikipedia:El Eternauta ,Hector Germán Oesterheld,Francisco Solano López
también en
esta magnífica reseña de Rafa Marín o en esta otra sobre la Historieta Argentina)

La primera impresión me corresponde a un dibujo un tanto tosco, inacabado en ocasiones, y una narrativa monótona y pobre. También un cierto menosprecio en los detalles, como quien hace las cosas aprisa.

Aunque esa parece ser la impresión general, de repente, casi subliminalmente, se nos cuelan algunas viñetas con un encuadre desacostumbrado, otras con un manejo maestro de las luces y las sombras, otras más con unos rostros tremendamente expresivos.

La impresión primera, aún sin ser errónea del todo, va siendo progresivamente sustituida por la idea de que el dibujante ha sabido optar por el tratamiento psicológico de los personajes y por asentar la difícil y desesperante situación de estos personajes en detrimento del preciocismo gráfico. Bajo este dibujo tosco, apresurado, carente de fondos en muchos casos, que ha prescindido de los detalles en muchas ocasiones, bajo esta férrea disciplina del tomo apaisado y tres viñetas por banda, va surgiendo con fuerza una historia. Una estructura austera, asfixiante, claustrofóbica y opresiva pero muy efectiva en cuanto a saber crear el ambiente adecuado donde desarrollar esta historia de desesperación y pesadilla.

Pienso que las circunstancias de esta publicación incidieron fuertemente en su factura. Pienso en el formato de la publicación, en las inflexibles fechas de entrega, en los bajos presupuestos que supongo que se barajarían en todo momento. Creo que Solano López quizás no fuera un magnífico dibujante, quizás tampoco un gran narrador, que posiblemente tuvo que alternar este trabajo con cualquier otro para sobrevivir y que también posiblemente se viera agobiado por las inexorables fechas de entrega de una publicación periódica. Sin embargo también creo que desde el primer momento se dio cuenta que tenía entre manos una gran obra, posiblemente la obra de su vida y que su labor, su gran labor, era jugar con esas limitaciones, hacer de la pobreza virtud y supeditar su dibujo y su trabajo a hacer posible, visible y creíble la historia que le iba contando el guionista por entregas.

Si El Eternauta ha pasado a engrosar las filas de esas obras de la historieta que se consideran clásicas creo que es debido a la doble labor de un guionista en estado de gracia y un dibujante que supo entender el alcance de esta obra y sacrificó gran parte de su talento en pos de la efectividad de que esta historia pudiera desarrollarse durante dos años, semana tras semana.

2 comentarios:

Mariano dijo...

Estimado amigo:

Por lo que he leido en tu blog, posiblemente te interese la inmensa obra de HECTOR GERMAN OESTERHELD, por eso quiero invitarte a que te inscribas en la Lista de Correo "ETERNAUTAS".

Este grupo aspira a ser un punto de reunión virtual para todos los fanas seguidores y/o admiradores del mayor clásico de la historieta argentina: EL ETERNAUTA.

El objeto no solo es tenerte al tanto de las noticias y novedades, sino también intercambiar consultas, ideas, opiniones, informacion, y porque nó, realizar proyectos relacionados con esta gran historieta y el fantático universo de HECTOR GERMAN OESTERHELD...

Te esperamos !!!!!

NOTA: Para suscribirte envía un email vacio a esta dirección:

eternautas-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Max Dicásolo. dijo...

Amo El Eternauta, me lo puso enfrente mi padre y me pareció y me parece un increíble cuento de impotencia y soledad, de rebelión y desesperanza, es lo máximo.