martes, 7 de febrero de 2006

MP3, PSP,...

Resulta cuando menos curioso y digno de análisis sociológico como las nuevas generaciones van incorporando con normalidad (y casi voracidad) las nuevas tecnologías y chismes varios. Es además significativo cómo hacen su aparición en el ámbito escolar. En mi lejanos tiempos de la EGB y el BUP, teníamos los avioncitos de papel (un clásico entre clásicos), el juego de los barquitos (para cuando faltaba un profesor o, los más osados, en plena clase de lengua o sociales), y en el recreo el balón, el yo-yo y poco más. Por cierto, al cole se iba andando . Y a la UNiversidad, andando, en bici o en bus si llovía.
Ahora, cualquier chaval tiene un móvil de últimísima generación. Si se me ocurriera mostrarles lo que yo utilizo para llamar por teléfono se reirían en mi cara sin pudor ninguno.
Ahora ha comenzado la moda de los reproductores MP3 y es frecuente verlos con los auriculares en la oreja (que tiempos aquellos los del Walkman...) . El otro día, incluso, sorprendí a uno con una PSP.
Se ve que los Reyes de este año han venido cargaditos de artefactos fabricados en Japón o en la China.
Sorprende, de todos modos, cómo suelen ser los alumnos menos interesados en esto de venir al cole y atender a las clases los que me traen esos chismes, no paran de mandarse mensajitos o sacar fotos con el móvil, escuchan música en MP3 o juegan al Play.
Suelen ser, además, los primeros en conducir algún ciclomotor para venir a un sitio que les queda a diez minuto de casa.
Se ve que, como premio a sus aptitudes académicas, los Reyes han sido benévolos.
En fin....

2 comentarios:

Redivivo dijo...

Yo me acuerdo del colegio que los juegos venían por oleadas o modas: que si la peonza, que si las chapas, que los yoyós...
Y los cromos, eh, ¿ es que ya nadie piensa en los cromos?.

juan p dijo...

Es cierto, había modas que tal como venían desaparecían. Y siempre había uno que, de la noche a la mañana, se había convertido en un virtuoso virtuosísmo de las chapas, la peonza, el yoyó o lo qu encartara esa temporada.
Y sí, había cromos.
Ahora no veo cromos ni estampitas ni gente cambiándoselas en el recreo.
Pero, a lo que iba: que me choca que una alumna que nunca se olvida el móvil en las clases (cuando está prohibido llevarlo), siempre hay que recordarle que a clase hay que traer el libro, que a otro que siempre se le olvida el bolígrafo siempre lo vges con los auriculares en la oreja y tatareando alguna cancioncilla, y a otro más que dice que no se compra una libreta, lo ves con la PSP que vale un huevo y parte de otro.
Sorprendente ¿no?