miércoles, 19 de julio de 2006

CARS

Cars, nuevo producto de la factoría Pixar dirigido por John Lasseter (Toy Story 1 y 2) es una estupenda película de animación cuidada hasta el mínimo detalle.
La he visto la otra tarde con los críos (por cierto, que es bien difícil maniobrar con niños, palomitas y refrescos por una sala a oscuras, así que recomendaría entrar antes de que apaguen las luces) y los tres salimos locos de contentos. Y lo cierto es que no iba muy convencido. Eso de una película donde los coches son los protagonistas no me daba buena espina. Ahora que, en cuanto empezaron las primeras vueltas de la carrera, digo, imágenes de la película, de un dinamismo impresionante, una conjunción total con la banda sonora y una perfección absoluta en el apartado de animación, caí rendido, otra vez , a la magia de la Pixar. A los pocos minutos ya estábamos metidos dentro de la historia y habíamos dejado de ver como algo extraño a coches con ojos, boca y bigote, para identificarnos con cada uno de los personajes y buscar, entre tanto, los mil y un detalles y guiños asombrosos que hacen las delicias de los padres mientras los niños contemplan la película. Me volvió a maravillar cómo entre guionistas, animadores y director, consiguen que enseguida olvidemos los espectadores que estamos viendo “dibujos animados” para ver personajes reales, y que nos hagan pasar por nuevo un guión empleado mil veces en el cine de los humanos. Y eso es para mi uno de las mejores bazas del film: cómo consiguen contarnos la misma historia de búsqueda, de viaje iniciático, con los mismos personajes y situaciones que ya hemos vivido antes muchas, muchas veces, de una forma nueva, distinta y original que nos hace olvidar que ya todo esto lo hemos sentido en películas anteriores. El argumento prácticamente se adivina desde el principio y, en cuanto empiezan a suceder cosas parece que puedas adivinar lo que va a suceder a continuación. Sin embargo, los autores consiguen torearnos una vez y otra para caer en las mismas sorpresas y revelaciones.

Como suele suceder en las obras de la Pixar, aún a pesar de haber sido fagocitados por la Disney, no hay momentos sensibleros de esos que provocan la lágrima fácil o acongojan el corazón del niño (porque hay que ver qué tremendos y traumatizantes que eran la muerte de la madre de Bamby o las burlas de las elefantas en Dumbo). Hay momentos, eso sí, trepidantes, románticos, emocionantes, nostálgicos o incluso reivindicadores de otra forma de vida menos rápida y respetuosa con el medio ambiente. Y, desde luego, un completo homenaje a la mítica Ruta 66 que recorría los Estados Unidos de punta a punta antes de existir Megaautopistas de cinco carriles por sentido que cortan la tierra en lugar de integrase en ella.

En fin, que es una magnífica película que nos hace soñar, nos hace reír y nos traslada a aquel pueblo remoto y pérdido en mitad del desierto, que ya hemos visto tantas veces, con esos habitantes tan estrafalarios, tan entrañables, tan sencillos, y al que nos gusta volver a regresar de cuando en cuando.
Esta vez el pueblo se llama Radiator Springs...


La vida es un viaje, disfrútala al máximo....

4 comentarios:

emma-jean dijo...

...Pues ya tengo plan para este finde...convenceré a mi hija para que me acompañe al cine.
Un saludo!

juan p dijo...

No te arrepentirás ( y espero que tampoco tu hija). Aprovisionarse de palomitas y refrescos y mirar que en las butacas cercanas no hay demasiados niños. La mía no paró de moverse en toda la peli y de agarrarse a la butaca de delante, tocándole la cabeza a una pobre y sufrida chica que iba con su novio (bueno, esto último me lo imagino yo), y que a la salida me temo que iría completamente despeinada (y no por obra del novio, de eso estoy seguro...)Mi hijo, en cambio, no movió un músculo, ni pestañeó. Sólo, de vez en cuando decía la palabra mágica:
-"Palomitas"

Vampiresa dijo...

Jajja! Me alegro de que disfrutaras la peli. Lo mejor de tus post es cuando nos narras tus peripecias de super-papá. Si te soy sincera no tenia ni la mas minima gana de verla hasta que he leido tu entusiastico comentario...

Sigue sin hacerme mucha gracia la idea de una peli de coches... pero en fin... puede que le de una oportunidad.

emma-jean dijo...

jajajaja...¿ no será que la niña va para peluquera?
Me gustará la peli , seguro, me encantan las pelis de dibujos y leyendo tu post, caí en la cuenta en la "pechá" de años que llevo sin ir al cine a ver una de dibujos.

AH! sigo tu último consejo de este post, lo prometo!

... Una cosa, juanmito...navegando por la red encontre zumo de Zigurat, bebí y no encontré ningún pedrusco...está hecho con personalidad...pero se bebe muy bien.